Billeteras virtuales y la interoperabilidad como la última revolución

Billeteras virtuales

En primer lugar, definimos como billetera virtual a una aplicación móvil que permite realizar operaciones sin necesidad de tener una cuenta abierta en una entidad bancaria tradicional

A nivel latinoamericano, la Argentina es el país que más las usa. Hay cambios en el sector financiero que ya venían sucediendo, pero que con la pandemia, tuvieron oportunidad de evolucionar vertiginosamente y el uso de estas aplicaciones es uno de los ejemplos más relevantes.

Entre las ventajas de este tipo de instrumentos sobresale el permitir un producto financiero a quienes no están dentro del sector bancario. Aseguran accesibilidad y rapidez mediante la multiplicidad de acciones que se pueden hacer desde un mismo dispositivo. Nacieron como productos digitales con una excelente experiencia del usuario,  y, como, fueron desarrollados para acceder desde el celular, los movimientos son también más ágiles y de simple operación.

Entre las operaciones básicas que pueden ejecutarse con estas aplicaciones tenemos:

  • Transferencias en forma inmediata desde y hacia otra billetera virtual (CVU) o una cuenta bancaria (CBU)
  • Abonar servicios y pagar impuestos
  • Recarga de servicios como tarjeta SUBE o telefonía celular
  • Pagar compras escaneando el código QR.

Cada billetera tiene sus políticas propias y no todas ofrecen las mismas funcionalidades. En esa línea surgen iniciativas para incorporar otros productos financieros en una misma app, constituyendo lo que se denomina Neobanco, es decir una Fintech que se inicia como monoproducto financiero de medios pagos digitales y va evolucionando incorporando otros productos financieros (sin tener licencia bancaria).  Mercado Pago, por ejemplo, como una billetera que ya comenzó a ofrecer otros productos financieros, como créditos e inversiones. Un caso interesante a esto es la billetera Moni, con operaciones en nuestro país y Colombia, que ofrece una modalidad de ¨compre ahora y pague después¨ como si fuese un microcrédito a devolver en cuotas y debitando el monto de la cuenta asociada. Ya tenemos otros casos incorporando criptomonedas y quizás podemos pensar en que sean las billeteras virtuales las precursoras a las finanzas descentralizadas (DeFis).

El desembarco de las fintech en el mundo de las billeteras digitales, incentivó a que los bancos tradicionales se sumen a esta ola con nuevas estrategias tecnológicas. Por un lado, el sector de los bancos busca ampliar su oferta de productos y servicios virtuales.

Y por otro, avanzan en nuevos sistemas de pago que no requieran el uso de efectivo ni tarjetas. Ahí empiezan a surgir las billeteras digitales bancarias integradas a una cuenta bancaria, Banco Nación (BNA+), Banco Provincia (Cuenta DNI), entre otros, y surge MODO una aplicación de agregación de pagos que permite a los cerca de 30 bancos que participan ofrecer transferencias a contactos del celular o pagos con distintos formatos (QR, contactless y otros) a todos sus clientes, desde la propia aplicación del banco o bien desde sus billeteras digitales.

¿Interoperabilidad, la principal disrupción del sector en 2021?

El 29 de noviembre se termina de forma oficial el despliegue progresivo de Transferencias 3.0, la iniciativa del Banco Central que promete transformar para siempre la forma de pagar, comprar y vender en el país. Es decir el QR interoperable para que cualquier billetera pueda leer todos los códigos. T3.0 buscar fomentar los pagos digitales y una mayor inclusión financiera.

En el sector financiero coinciden en que promueve la competencia, innovación e inclusión entre la industria y las partes que la componen: bancos, fintech y usuarios. Uno de los principios del QR es desplazar al efectivo como principal medio transaccional

Son muchas las billeteras que adaptaron sus tecnologías a esta nueva función, y otras están en pleno proceso.

Esta iniciativa impulsada por el BCRA y seguida por todo el Ecosistema Fintech tuvo un gran precursor desde el 2018 en Mercado Pago con una adhesión de más de 1.300.000 merchants (comercios, Pymes, autónomos, feriantes, etc) que utilizan ya este método de cobro.

En la actualidad BNA+, Yacaré, Reba, ank y MODO ya están interoperando con el QR de Mercado Pago en más de 5.000 comercios.  Como decíamos anteriormente el resto de las principales billeteras están en pleno desarrollo de sus QR. Lo que falta es que algunos actores, especialmente los dos que hoy tienen la mayor penetración en comercios adheridos con servicios de Posnet y QR, terminen de ajustar sus aplicaciones y sistemas para una interoperabilidad completa.

Se avanzó muchísimo este año, pero queda poco más de un mes para la fecha de cumplimiento de la normativa T3.0. Hay que terminar de entender el impacto que traerán algunas iniciativas que están en danza y falta claridad en su instrumentación, como por ejemplo el QR que estará asociado directamente a las cuentas de los bancos, ¿lo usarán micro-merchants que no requieran de los servicios de un aceptador? ¿Y la interoperabilidad entre administradores? ¿Lograremos ponernos de acuerdo en un esquema abierto y que no agregue tantas complejidades al sistema que lo haga inviable? Estos 2 temas serán el foco de discusión de lo que resta del año, y seguramente del 2022.

De todas maneras esto no termina acá, todavía quedan muchas cosas por pulir, como mejorar lo que le mostramos al usuario y a los merchants para que no haya dudas sobre una operación, ordernar y estandarizar los circuitos operativos entre pagadores/aceptadores, organizar los circuitos de comisiones, temas fiscales, etc. Y también nuevas funcionalidades apoyadas en este instrumento, como retiros de efectivo en línea de cajas, y muchas cosas más.

Lo que sí estamos en el camino correcto, siempre dando mejores servicios a los usuarios.

También aunque la adopción de la interoperabilidad por los usuarios pareciera ser la principal valla a saltar, hay mucha gente que ya la saltó, y la siguen saltando cada vez mas personas. No hay vuelta atrás, la interoperabilidad parece haber llegado para quedarse.

Cuando decimos la última revolución, pensemos que en un mercado tradicionalmente intermediado en los medios de pago,  con este nuevo esquema los usuarios abonan en forma directa desde su cuenta hacia la cuenta del comercio.

Por Guillermo Marchionni, socio estratégico de COA y Director de Programa en Escuela de Negocios UCA.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *